Jugar por jugar

Cierto es que tener un hijo te cambia la vida pero, en mi caso, ser tía también. La perspectiva cambia y ésto influye en que me fijo en todo lo relacionado con el mundo infantil allá donde vaya, cuando leo alguna revista o navegando por la red. En la decoración, en la ropa y por supuesto en los juguetes.

La semana pasada fue el cumple de Elena y como en cada ocasión busqué el regalo más lindo para sorprenderla.

Hace unos meses conseguí, por fin, darme un paseo por La Central de Callao y me pareció un espacio magnífico. Para quien no lo conozca es una librería, en mi opinión, genial donde se pueden encontrar libros difíciles de conseguir y disfrutar de su cafetería, un espacio muy cuidado donde disfrutar un rato del ambiente. La sección infantil es una maravilla, a parte de sumergirte entre preciosos cuentos en varios idiomas los juguetes son una auténtica pasada.  En esa visita decidí que el regalo de Elena sería de allí.

Cuando fui a por él no pensé que me atraparía durante tanto rato el hecho de buscarlo. Tenía claro lo que quería pero una vez que estás allí no puedes evitar curiosear los cuentos y los juguetes y decidir cuál es el mejor porque todos los son.

Me dí cuenta de que casi todos los juguetes que me gustaban para ella tenía la misma etiqueta: Londji. Esta marca reivindica el derecho a ser niño y a jugar a cualquier edad, su filosofía es la de compartir con otros el momento de jugar, inundarlo de imaginación y educar a los más pequeños.

Todos sus productos siguen la misma línea, la de juguetes tradicionales que no pasan de moda que, al fin y al cabo, son los que más nos entretienen. Hechos de materiales clásicos como la madera o el cartón, les acompaña una estética muy definida de aspecto antiguo.

art-for-the-fridge box-family creartivity im-the-artist ma-grande-valisette my-longest-puzzle tattoos-circuspaper-family petit-chaperon-rouge

 

Mi hermana ha sabido contagiarnos a todos y transmitirle a Elena el gusto por los juguetes de materiales reciclables y ecológicos y es algo que me encanta. Las muñecas de trapo, los juguetes de cartón o las casitas de madera inspiran más cercanía y un trato más amable a la hora de jugar, incluso les dan más personalidad. Parece que tienen vida propia.

Finalmente el regalo de Elena consistió en un puzzle, que le encantan, un cuento y unas calcomanías para los dedos de las que ya os hablaré. Es difícil encontrar el límite del regalo, saber cuándo parar de comprarles cosas para enseñarles a valorar lo que tienen y no inundarlos de regalos en cada ocasión.

¡Que tengáis un feliz día!

Anuncios

6 comentarios en “Jugar por jugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s